Todo tuvo un inicio

A veces es necesario mirar un poco desde donde comenzó todo

Tormenta, corte de luz y cambio de ubicación a último momento. Así comenzaron los talleres de Sublimación, que aquel entonces se brindaban con el nombre de Regalería La Uruguaya. 

Un 12 de Octubre del 2019 comenzaron los Cursos de Sublimación, en Playa Pascual (San José). Tres alumnos: Samira de San José, César, también de San José y Leonardo de Rivera. Una lluvia descomunal, una tormenta intensa, el ruido a de la lluvia caer sobre el techo de chapa, nos hicieron improvisar un salón de clases en nuestra casa para que el ruido no interfiriese con la clase.
Pero como dos jóvenes recién mudados, no teníamos los muebles necesarios para todos, así que fue una clase un poco despareja. Uno en una reposera, otro en un sillón, otro en una silla y salió el curso.

Algunas de las imágenes de nuestro primer curso

Todo pintaba más o menos, sin hablar de los normales nervios que suceden al comenzar algo. No podíamos suspender. Samira y Cesar tenían muchas ganas de emprender, Leonardo se había venido de muy lejos. Decidimos ante todo cumplir, aunque estuvimos siempre muy pendientes de los cambios del tiempo, disimulando lo mejor que sabíamos los nervios que teníamos porque las cosas no estaban saliendo como lo proyectamos. Los miedos nos daban la pelea, era empezar algo increíble o hundirnos en el primer intento. Pero hubo algo en ese momento que nos hizo continuar, y fue el entusiasmo de los alumnos, fue increíble. Entendieron la situación, y nos apoyaron, nos sentimos más cómodos cuando las horas fueron pasando y los resultados fueron increíbles. 

Visita el instagram de Regalería La Uruguaya

Es cierto, los cursos nos han permitido conocer varios puntos de nuestro país. Hemos estado en diversos lugares, agotado muchas veces los cupos, y todo tuvo su inicio. No fue el inicio más prometedor, no fue fácil jamás, pero teníamos las ganas, el entusiasmo, y un camino largo por recorrer.

Pero lo que más nos llamó fue el impulso y las ganas de los tres primeros alumnos, y cada alumno que pasa por nuestros cursos nos entusiasma más.

Hemos brindado cerca de 400 capacitaciones, hemos conocido personas de las más diversas, hemos aprendido también un montón, y hemos enfrentado diversidades que parecían infinita, pero como todo aventureros, como Don Quijote y Sancho Panza, al enfrentarnos a los grandes monstruos, solo eran molinos de viento.

Nos ha costado llegar hasta aquí, y sabemos que aún nos quedan muchos caminos por recorrer. Nos debemos a nuestros alumnos, son ellos lo que han confiado en nosotros y es a ellos a los que estaremos siempre agradecidos. El conocimiento se construye de manera colectiva, eso es lo que hemos intentado comunicar, trasmitir. Nadie se ha trazado y recorrido un camino solo, y queremos acompañar a otros tantos emprendedores más.

Todo tuvo inicio, lo que esperamos, es que esto, nunca tenga final. Gracias a todos por siempre estar ahí

2 comentarios en “Todo tuvo un inicio”

  1. Sin dudas han logrado muchisimo en este tiempo y recien comienza el camino y todo gracias a esa calidad humana que tienen !!! Gracias por dar lo mejor de ustedes en cada curso, se merecen esto y muchisimo más Todo esfuerzo tiene su recompensa 👏👏👏👏💪

  2. Sigan haci siempre para delante y creciendo dia a dia yo re contenta de los cursos que cursado con ustedes y ver q cada vez tienen un emprendimiento nuevo para vrindar a los alunmos mucha suerte los aprecio mucho Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola 👋 ¿Cómo estas? ¿Necesitas ayuda?